miércoles, 7 de noviembre de 2007

Irse







Al principio, irse era un verbo sencillo. Te podías ir de un parque y dejar ahí abandonadas ciertas hojitas, que quizás quisiste por un rato, sin que necesariamente esto te incomodara mucho. Irte de un bar, o salir contento de la biblioteca porque encontraste lo que buscabas. Encontrar lo que buscabas te llenaba de una manera increíble, las causas, los efectos y todas esas estupideces que la gente evade. Siempre fuiste el último en irte del cine. Te gustaba ver cómo quedaba todo después de la multitud.
A decir verdad, irse te complicaba un poco. Alejarte del mar por ejemplo, te dejaba un pequeño “hueco” que hasta hoy, no has sabido explicar. Dijiste que era como quitarle las semillitas a las uvas y que ése “hueco” resultaba ser la falta de ésas semillitas.
Con el tiempo irte te fue complicando. Descubriste que no sólo los árboles sueltan raíces. Pero se te hizo tarde, demasiado tarde. Descubriste el duro golpe del regreso.

3 comentarios:

Santey Herco dijo...

De pequeño sembre un árbol en el parque.

En la secundaria le pode, y le puse moños para plagas.

En la preparatoria fue el asiento del capitulo último de Rayuela.

Hoy perdió ante el pavimento, mientras viajaba.

La Palo-ma dijo...

jajajaja

tiene tantos sentidos esta plabra de mierda, vienen con ella, millones de preguntas y tristezas y alegrías y q rico es irse wn!!!! jajajaja

1 abrazo!

imperio_del_frio dijo...

Papi tu como que le metes bien bellaco, saludos cabron, de cora, me gusta lo que estas ahciendo te estoy leyendo a diario pero no pones a diario, ponte pa lo tuyo, deja las novias y los hobbies, ponte a escribir que te estan saliendo un par de cositas de que violentas... papi tranquilo, Bayamon representa...
los matamo en la raya...

Ruboster...