viernes, 2 de mayo de 2008

Mudanzas

Me he mudado tantas veces
y aunque me jode confesarlo
no recuerdo el color de los pisos
la humedad en las paredes
ni el aullido flaco
de los perros del vecino.
Fallecen de a poco
los buzones de la infancia.
La memoria no es
ningún abrigo.

3 comentarios:

La Palo-ma dijo...

Que bonito poema a la nostalgia Cris.


la memoria no es ningún abrigo, ningún abrigo ningún abrigo....


Cariños!
(p+)

Basquiat dijo...

la memoria es un abrigo, pero frio.
gracias por permitirme conocer tu espacio, estare por qui, un abrazo.

Idalis dijo...

siempre nos deja con frío.