viernes, 22 de febrero de 2008

Abuela

Abuela no conoció más geografía que las manchitas de sus manos. No salió de su país. Tampoco de su ciudad. Abuela lloró de emoción por un par de cebollas que recibió en un cumpleaños. Rabiaba por todo. Era seria la mayor parte del tiempo. Montevideo le pareció siempre lindo en primavera. Abuela nunca entendió a los gatos. Le daba miedo el mar. Tenía la sonrisa grande. Abuela hacía la mejor milanesa del barrio. A Abuela le extraviaron los papeles de su jubilación. Soñaba con su jubilación. Abuela quería dedicarle tiempo a sus plantas cuando la jubilaran.
No pedía más.

3 comentarios:

La Palo-ma dijo...

Qué sencillez me encantó.

Ser Aquí dijo...

bello

Santey Herco dijo...

A Abuelo lo jubilaron. Y aquella Bugambilia le cortaron desde el tronco. Él murio al no tener la bugambilia de su vejez.